lunes, 5 de septiembre de 2016

Guillermo Wheelwright y las Pacific: El horizonte de unir dos mundos.


Cuando en 1836, se produjo la Revolución Industrial en Inglaterra, Fulton inicio el empleo del vapor como fuerza motriz de los barcos, Guillermo Wheelwright concibió el plan de aplicarlo a las costas del Pacífico en América del Sur, constituyendo así una Revolución Geográfica y Económica que implicaba un acercamiento de los países de la Costa Occidental de América del Sur con los Estados Unidos y Europa (1). La Idea de Wheelwirght fue recibida con gran beneplácito y en 1836 se realizaron asambleas en Valparaiso y Lima para apoyarlo, formándose así comités integrados por personas influyentes; él mismo solicitó el apoyo de Santa Cruz y Salaverry. Es así como su idea logra constituir la Pacific Steam Navegation Company, la que ordenó la construcción de los vapores, el "Chile" y el "Perú". 
El "Perú" demoró 55 días para navegar de Plymouth a Talara. El 14 de Agosto de 1840, el gobierno peruano concedió a don Guillermo Wheelwright el privilegio para navegar en las costas y puertos peruanos con buques a vapor o de otro poder mecánico, con los mismos privilegios y excepciones de las naves mercantiles peruanas. Dos meses más tarde el 14 de Octubre del mismo año el gobierno peruano adquiría veinte acciones de esta compañía, adquiriendo así el derecho de participar en los beneficios de la misma. El 04 de Noviembre de 1840, llegó al Callao la nave "Perú", habiendo tocado los puertos de Coquimbo, Huasco, Copiapo, Cobriza, Arica, Islay y Pisco. La Pacific Steam Navegation Company por intermedio de sus agentes instalaron en el Puerto del Callao una fragua para fundir y reparar las máquinas de los barcos incluyendo un depósito de carbón y víveres, así como en los puertos de Arica, Islay, Huanchaco y Paita. (2).

PRIMER SISTEMA DE FRANQUEO POR LAS ESTAMPILLAS:
El 19 de Octubre de 1857, el Supremo Gobierno expidió el Decreto por el cual se autorizó el sistema de franqueo previo por medio de estampillas en toda la República; esto se debe al gran impulso y tesonero esfuerzo del Señor JOSÉ DÁVILA CONDEMARÍN, Director de Correos en esa época. No obstante está autorización sólo se estableció para Lima, Callao y Chorrillos como ensayo; para este fin la Pacific Steam Navegation Company donó al Perú sellos de dos valores: uno de medio real impreso en color azul con un total de 430,080 sellos en 2,688 pliegos de ciento sesenta piezas cada uno, que utilizó para franquear la correspondencia de media onza; el otro de un real en color castaño por un total de 70,080 sellos en 438 pliegos, que se utilizó para franquear correspondencia de dos onzas de peso. La Administración General de Correos de Lima avisó en "El Comercio" días antes que mientras se generaliza este sistema y se fabrican las estampillas se venderan en determinados puestos estampillas azules de un real y carmesíes de dos reales según el peso de las cartas, designándose el precio en ellas mismas y, no admitiéndose ya el pago de dinero como era uso en las estafetas. El mismo aviso imparte las instrucciones para el uso de las estampillas y señala los lugares en que ellas serán expendidas, como por ejemplo la Cigarrería de Dn. José Santos La Barra, en la Calle del Correo; y en Chorrillos en la Tienda de Don Camilo Rodríguez, sito en la Plaza de esa Villa. Se hace saber también que en las estafetas, se reconocerán las estampillas y se marcarán con un timbre especial para inutilizarlas para un nuevo servicio. 
Fue así como la Filatelia Peruana comenzó el ciclo de su interesante ascensión y presencia en el mundo de las comunicaciones, postales, otorgándole el hecho glosado a la fecha de hoy, en lo que atañe al Correo Nacional, una calidad de momento estelar, partida de nacimiento y efemérides cardinal de su historia.

GRABACIÓN DE LOS SELLOS:
Estos sellos fueron grabados por William Salter e impresos en pliegos de 160 unidades, los cuales habían sido impresos en el año de 1847 por la firma Perkins, Bacon & Pitch Co. de Londres, para uso exclusivo de la correspondencia que se franqueara en sus 39 vapores. Entre los años 1861 y 1863, la Pacific Steam Navegatiion Company solicitó a la firma Perkins, un pedido adicional de sellos de diversos colores (Rosa, verde, amarillo, azul y marrón) y papeles (listado, azulado fuerte, y blanco). Estas fueron realizadas empleando el mismo cuño de los dos primeros sellos y utilizando los mismos valores de un real y dos reales. Tales ejemplares fueron usados exclusivamente como regalo para los diversos clientes y amigos de la compañía y no tuvieron jamás uso postal alguno (3).

MATASELLOS DE LOS SELLOS:
Para la anulación de los sellos, la Pacific Steam Navegation Company, mandó confeccionar en Inglaterra DOCE MATASELLOS con cifras del 1 al 12, este importante dato se pudo sacar de una carta escrita por Mr. Bacon con fecha 13 de Noviembre de 1847 aun fabricante de Timbres, John Francis de Londres, pidiéndole apurar el envío de los doce matasellos, numerados del 1 al 12, pedidos anteriormente. Con estos se pudo aclarar el origen de las cifras que fueron aplicadas para cancelar los sellos de la Pacific Steam Navegation Company. Los únicos matasellos peruanos encontrados sobre estampillas de la P.S.N.C., son:
Callao, en pequeño formato con fecha; Callao, mayúsculas pequeñas, en puntos; Lima en pequeño formato con fecha; y 
Lima, mayúsculas pequeñas en puntos.
De la gran cantidad que de estas estampillas llegaron al Callao (14,080 de dos reales y 100,480 de un real), son muy pocas las que llegaron a circular y ello justifica su rareza de encontrarlas con matasellos legítimo. 
Según Ascher, en un artículo publicado en el Metropolitan Philatelist en Noviembre de 1890, solamente 58 estampillas de dos reales fueron utilizadas y el saldo quemado; un lote de 80 a 100 piezas, saldo de stock de origen desconocido, apareció en el mercado filatélico entre 1887 y 1900.

INCINERACIÓN DE 1860:
En Diciembre de 1860, un lote de estas estampillas fue incinerado por disposición superior; sobre el particular nos remitimos a la siguiente resolución: MINISTERIO DE GOBIERNO Lima, a 15 de Diciembre de 1860 Señor Administrador General de Correos: En vista de la consulta que hace Us. en su nota de 12 de Noviembre último, con el fin de que se autorice para quemar las estampillas, que existen rezagadas, formando un cargo de ocho mil seiscientos cincuenta y tres pesos, un real en los libros de esa oficina; ha resuelto S.E. el Presidente con fecha 7 del actual, que haga Us. quemar con las formalidades que se acostumbran, las referidas estampillas. Lo comunico a Us. para su conocimiento y demás fines. Dios guarde a Us. 
Si admitimos que la totalidad de las estampillas impresas, o sea alrededor de 115,000 fueron entregadas al Gobierno Peruano y conociendo por su parte el valor facial de este lote osea 16,080 pesos, y por otra parte el valor facial del lote incinerado en Diciembre de 1860, ósea 8,653 pesos y un real, se puede deducir que 7,426 pesos y siete reales representan el valor de franqueo de las estampillas de la P.S.N.C., vendidas primero durante el periodo de ensayo del 1° de Diciembre de 1857 a mediados de Marzo de 1858 y luego durante los dos años transcurridos hasta la incineración de las mismas, por la demanda de los coleccionistas.

NOTAS DE REFERENCIA:
(1) Historia de la República del Perú - Jorge Basadre. (2) Diccionario de la Legislación Peruana - Fco. García Calderón (3) Página Filatélica - Diario "El Comercio". (4) Filatelia Peruana N°43 - 1959.



Fuente: Gráficos: Catalogo Bustamante.
REVISTA FILAT: Setiembre 1989.

No hay comentarios:

Publicar un comentario